FARO DE MOURO

Cámara zona Puerto de Santander


DIRECTO

Swell Map + 006h | Ver animación de 72h

 

AMIGOS

Google+ Followers

jueves, 13 de noviembre de 2014

Gracias a nuestros perros, se salva una vida.



El  miércoles día 5 del presente mes, nos encontrábamos dando un paseo con nuestros perros, como lo hacemos casi todas las noches, cuando antes de llegar al cruce de la carretera que va desde la circunvalación hacia Yagüe, vimos un bulto tirado en el suelo, al acercarnos vimos que era una persona.
Estaba inconsciente, con un bote de espray que contenía un producto (nitroglicerina), de los usados por problemas cardiacos a su lado.
Inmediatamente se llamo al 112, pensado que  podía  haber sufrido un infarto.
Tratamos de ayudarle hasta la llegada de las asistencias, qué fue rápida y consiguieron reanimarlo y llevarlo al hospital, donde parece que se recuperará.


miércoles, 12 de noviembre de 2014

Un pez tóxico hace saltar las alarmas.



Es como un rectángulo con cola, de unos 60 centímetros, de grandes ojos y boca redonda como la de un pulpo. Su vientre blanquecino con puntos negros tiene unas pequeñas espinas que se erizan cuando se infla como un globo para protegerse de sus depredadores. No tiene escamas y el color de su lomo es gris plateado, similar al de especies pelágicas como el bonito o la caballa. Su nombre científico es 'Lagocephalus lagocephalus' y su presencia en aguas cantábricas es, aunque no desconocida del todo, sí rara y muy esporádica.
Este mes de octubre dos cerqueros santoñeses capturaron dos ejemplares de esta extraña especie, uno frente a las costas de Santander y otro en Oriñón, y alertaron a los expertos del Instituto Español de Oceanografía (IEO), que conservan uno de ellos congelado. A los pocos días de este hallazgo, la Dirección General de Economía Pesquera del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) difundía un aviso entre todos los departamentos de Pesca del país para que, a su vez, se advirtiera a las cofradías: «Se alerta de la captura de un pez venenoso por parte de un arrastrero de Denia, que contiene tetrodotoxina, una toxina paralizante del sistema nervioso.
Se solicita que se tomen las medidas oportunas dada la toxicidad de esta especie para evitar su introducción en la cadena de comercialización.
Que el hallazgo de los dos peces en Cantabria ocurriera apenas unos días antes de que Pesca enviara la alerta, ha sido una inquietante coincidencia. Porque, aunque son de la misma familia, no es exactamente el mismo pez. El pescado en Denia es un 'Lagocephalus sceleratus', primo hermano del 'Lagocephalus lagocephalus'. Del primero se sabe que es tan venenoso que puede causar la muerte. Del segundo, el alcance de su toxicidad aún se investiga, aunque en algunos foros se advierte de que su consumo puede ser «fatal».
  Ejemplar de 'Lagocephalus lagocephalus' que se custodia, congelado, en el Instituto Español de Oceanografía de Santander.
http://www.eldiariomontanes.es