FARO DE MOURO

Cámara zona Puerto de Santander


DIRECTO

Swell Map + 006h | Ver animación de 72h

 

AMIGOS

Google+ Followers

domingo, 27 de abril de 2014

Aleta inquietante en El Sardinero.



Dos aficionadas al surf, se encontraron estos días lo que parece un tiburón por su silueta mientras cogían olas en las aguas de El Sardinero. La distancia entre las jóvenes y el posible escualo era más que suficiente para que las surferas tuvieran tiempo y tranquilidad para inmortalizar el momento con su cámara de fotos
 http://www.eldiariomontanes.es

El 'campanu' en el coto El Matadero del Deva



Jesús Giraldo, de 36 años y natural de Palencia, ha pescado esta mañana, a las 8.00 horas, el 'campanu' en el coto El Matadero, en La Hermida. Un salmón de 80 cm y 3,900 kg.

Jesús Giraldo, que también pescó un campanu en 2002 de casi siete kilos, uno de los más fornidos del 'palmarés'. "Parece que es una suerte y tradición familiar", apunta el hijo. Un madrugón que ha merecido la pena y que hará que familia y amigos se reúnan para cocinarlo y degustarlo.

"Es una lotería. Y mira, me ha tocado", ha explicado orgulloso a El Diario Giraldo. Una merecida alegría después de dedicarse 21 años a la pesca, afición que heredó de su padre y que aún hoy comparte.


 http://www.eldiariomontanes.es

miércoles, 2 de abril de 2014

Trágico inicio de la temporada truchera.



Un trágico accidente ha teñido de luto la apertura de la campaña truchera en la región. Uno de los cientos de pescadores que este martes participaron en la apertura de la veda en Cantabria, G. G. S., vecino de Torrelavega, resultó ahogado cuando practicaba con la caña por la ribera el río Saja en la poza de la Hoz de Santa Lucía, cerca de Cabezón de la Sal. El cuerpo sin vida fue localizado dos kilómetros aguas abajo por el helicóptero del 112, que con la intervención de un buzo lo rescató del río y lo depositó en una finca de la localidad de Cos (Mazcuerras).
El infortunado pescador, de 66 años, se encontraba practicando desde primera hora en la zona de Santa Lucía. Alrededor de la una y media de la tarde G. G. echaba la caña a unos trescientos metros aguas arriba del puente y en un momento determinado tropezó, sufrió un resbalón y desapareció en el río. Unos pescadores se percataron del incidente desde lejos, pero nada pudieron hacer más que dar aviso por teléfono al 112, que activó las alarmas y emitió una alerta de hombre al agua. Mientras llegó el operativo de emergencia, los pescadores que se acercaron hasta donde vieron por última vez al infortunado solo encontraron el canasto que portaba G. G., que se había quedado trabado entre unas ramas muy cerca de allí.

 http://www.eldiariomontanes.es