FARO DE MOURO

Cámara zona Puerto de Santander


DIRECTO

Swell Map + 006h | Ver animación de 72h

 

AMIGOS

Google+ Followers

sábado, 30 de noviembre de 2013

Fallece ahogado un pescador en la maruca.



Un pescador murió este viernes por la tarde al naufragar su pequeña embarcación frente a la maruca. Estaba acompañado por dos familiares que llegaron con vida a tierra. Pero su petición de auxilio no llegó a tiempo para salvar a ‘Quinín’, cuyo cuerpo sin vida fue encontrado una hora después por una embarcación de cruz roja. Así como todos conocían a Joaquín costas, de 50 años, residente en el alisal (Santander) aunque era miembro de una familia muy conocida en este barrio de monte, donde se lloraba esta nueva tragedia en la mar. 

Ocurrió sobre las 19.15 horas, cuando el fueraborda, de unos cuatro metros de eslora, en el que navegaba quintín con su cuñado manolo y su sobrino Jairo, tuvo una avería en el motor. Un golpe de mar zarandeó el bote y arrojó por la borda a los tres tripulantes. Manolo y Jairo pudieron salir nadando y, ayudados por la bajamar, llegaron hasta las piedras, en un punto muy cercano al centro de interpretación de la maruca. Habían perdido de vista a “Quinín” y pidieron auxilio para ir a rescatarlo. Inmediatamente advirtieron que el hombre no sabía nadar. 

El 112 se movilizó un dispositivo de búsqueda que desplazó a la zona a un helicóptero, embarcaciones de cruz roja y salvamento marítimo y numerosos efectivos de la guardia civil, policía local, nacional y bomberos, que colaboraron desde tierra, iluminando la costa y peinando las zonas de acantilado. Finalmente, el cuerpo apareció poco después de las 20.00 horas en un punto muy cercano en el que el barco había naufragado.

sábado, 16 de noviembre de 2013

Los primeros níscalos.

Ayer nos fuimos al monte a coger níscalos, en algunos sitios la temporada está bastante avanzada, en otros hay escasez de ellas debido a que apenas ha llovido y están los montes muy secos.
El viaje estuvo de lo más animado, la nieve nos acompaño todo el día. 
 
 Preparándonos para empezar.
No había muchos y había que buscarlos bien, estaban tapados de hojas y nieve.
Las setas no comestibles abundaban.
De regreso al coche seguía nevando.
Ahora el monte está precioso.
A la vuelta más de lo mismo, nieve por todos los sitios.
 
Bueno el trabajo fue duro, pero al menos tenemos para probarlas.
Una belleza.